La comunicación no violenta, conocida también como CNV, busca generar que las personas se comuniquen entre sí fomentando relaciones sanas, mediante comunicación simétrica, asertiva y empática.

El modelo fue creado por Marshall Rosenberg, quien buscaba un sistema para utilizar una comunicación más asertiva y coherente a los valores. En la comunicación no violenta, se considera que todas las acciones se originan en un intento de satisfacer necesidades, pero prefieren canalizarlas de forma compasiva y evitar frustrar los deseos, anhelos o esperanzas de otra persona.

¿Qué utilidad tiene?

  • Se puede usar tanto en relaciones personales como profesionales, y previene conflictos derivados de una comunicación ideal, que pueden llevar a intensificarse y volverse fuente de otros problemas.
  • También permite que cada persona conecte con ella misma y con las demás, para aflorar la compasión natural.
  • Orienta para reestructurar la forma de expresarse y de escuchar a las demás personas.

¿Cuáles son los componentes?

Para poder implementar este modelo, se pueden poner en cuenta 4 pasos:

  1. Observar: implica mirar la situación o una conversación como realmente es, sin aplicar tus opiniones y percepciones antes de analizar todo el contexto.
  2. Comprender cómo te sientes: valorar de forma sincera y real qué sensación te provocó esa conversación o situación. Por ejemplo, puede ser enojo, miedo, frustración, dolor, felicidad, entre otros.
  3. Identificar los deseos: a partir de los sentimientos, puedes identificar cuáles son tus necesidades y expresarlas con claridad, sin perder la empatía y la autenticidad.
  4. Formular una petición: esta solicitud debe realizarse con expresiones y lenguajes positivos y afirmativos. De esta manera, se apoya a la otra persona a comprender tu posición sin sentirse ofendida o incluso agredida verbalmente.

¿Cómo beneficia?

  • Favorece la escucha activa.
  • Se practica la empatía.
  • Comunicación asertiva.
  • Fomenta la colaboración.
  • Respeto de límites.
  • Propuesta de soluciones que incluyan a todas las personas involucradas.

En la comunicación no violenta se gestionan las emociones y pensamientos, es decir, pensar en qué y cómo se dirá, con el objetivo de generar un impacto positivo en las relaciones, ante situaciones o conversaciones complicadas. Esto es fundamental para conservar vínculos sanos, puedes conocer más sobre comunicación asertiva ingresando a https://bit.ly/41LyPgm

Nota: si deseas recibir apoyo psicosocial u orientación personalizada de diferentes opciones de servicios en el país identificados en Cuéntanos, puedes escribirnos por WhatsApp https://wa.me/50377874224 , Facebook Messenger o Instagram, todos los días de 7:30 a.m. a 11:00 p.m.

Fuentes de consulta: