hero-header

En este informativo conocerás sobre algunos tipos de violencia que pueden vivenciar los hombres en el ámbito intrafamiliar y qué podrían hacer ante estos casos.

Pese a que las cifras de maltrato contra la mujer son bastante superiores, también existe la violencia intrafamiliar en contra de los hombres. El Observatorio de la Organización de Mujeres Salvadoreñas (ORMUSA), publicó que en el primer trimestre de 2017 el número de casos denunciados ante la policía por violencia intrafamiliar fue de 1,219. De las denuncias, 157 fueron interpuestas por hombres.  Se clasifican: violencia de padres a hijo, casos donde el agresor es algún miembro de la familia, contra personas de la tercera edad, e incluso cuando el hombre es agredido por vecinos.

Toma en cuenta que en algunos casos la violencia hacia hombres puede ser ejercida por una mujer, pero en el ámbito de la violencia social, muchos casos de violencia son ejercidos de hombre a hombre.

¿Por qué no denuncian o buscan apoyo?

  • Miedo al ridículo: vergüenza de reconocerse víctima en una sociedad en la que, precisamente por atribuciones de género, el sexo masculino "deber ser fuerte" (al hombre tradicionalmente se le ha pedido fortaleza, dinero y producción).
  • Mostrarse sometido o débil: puede generar sentimientos de humillación.
  • Problemas de credibilidad: falta de apoyo familiar y conciencia social.
  • Creencias machistas en torno al maltrato o la forma de cómo expresar la masculinidad.

¿Cómo afecta?

Cuando un hombre se encuentra en esta situación, entre algunos de los patrones psicológicos que se repiten, están:

  • Baja autoestima y poca validación de sí mismos.
  • Buscan la aprobación de su pareja de forma habitual.
  • Su pareja puede ser para ellos como una madre que castiga de forma "normal".
  • Puede haber sufrido maltrato de pequeño o haberlo visto en la familia.
  • El amor es entendido exclusivamente como un sacrificio por el otro.
  • Idealiza o sobrevalora a su pareja.
  • Presenta síntomas de estrés, ansiedad, problemas somáticos como dolores de cabeza, de estómago, entre otros.
  • A menudo se distancian de sus amigos y familiares.

En muchos de los casos esa situación puede volverse difícil en no saber cómo salir de esa relación de violencia.

¿Cuáles son los diferentes tipos de maltrato?

  • Degradación: consiste en reducir el valor de la persona. Llega a crear una dependencia hacia la persona que lo hace y puede llegar a considerarse merecedor de ese maltrato. Algunos ejemplos son: Eres tonto, ni siquiera sirves para algo.

  • Cosificación: es convertir a la otra persona en un objeto, carente de deseos, necesidades o elecciones. Dificulta el desarrollo personal de la persona que es maltratada, llegando en algunos casos a destruir su identidad. Un ejemplo es que ya no sabe qué le gusta hacer, ni comer, es supervisado en lo que come y en todo lo que hace.

  • Intimidación: causar miedo o temor. Puede provocarle ansiedad el encontrarse todo el tiempo alerta, pendiente de lo que pueda pasar o lo que pueda hacer la otra persona. Son habituales las amenazas: ¡vete de la casa!, ¡me voy a marchar con tus hijos/as y te vas a quedar solo!, ¡si sigues llegando tarde un día me vas a encontrar muerta!, ¡te haré daño a ti y a tus hijos/as!.

  • Sobrecarga de responsabilidades: exigir al otro que se haga cargo de forma total de las responsabilidades o de los problemas. Puede llegar a dañar su propia vida, no dejando espacio para su ocio, su salud, su descanso. Algunos ejemplos de ello son: ¡no pensarás salir!, ¡tienes que quedarte en casa por si acaso!, ¡no puedo entender que no supieras lo que quiero!, ¡no eres capaz ni de encargarte de eso!

  • Privación: consiste en limitar o reducir la posibilidad de satisfacer las necesidades sociales, personales y laborales del maltratado. Tiende a separarse de todas sus amistades o familiares, no busca apoyo. Frases que podemos escuchar: ¡no vayas con esos de la oficina que sólo te traen problemas!, ¡no hayas llamado a tu hermana!, ¿por qué?, ¿para qué? ¿qué le has contado?.

¿A dónde puedo acudir?

  1. Policía Nacional Civil: puedes comunicarte al 911 para denunciar la situación.
  2. Fiscalía General de la República (FGR): puedes llamar al 2593-7000.
  3. Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH): puedes realizar denuncias o recibir orientación marcando al 2520-4300, 2520-4331 o escribe al correo denuncias@pddh.gob.sv

Si consideras que estás vivenciando algún tipo de violencia, puedes acudir a las instancias correspondientes para buscar apoyo.

Nota: si quieres más información sobre el tema, para recibir apoyo psicosocial u orientación personalizada de diferentes opciones de servicios en el país, puedes escribirnos por WhatsApp haciendo clic aquí https://wa.me/50377874224. También puedes comunicarte por Facebook Messenger de lunes a domingo de 7:30 a.m. a 11:00 p.m.

_______________________________________________________________________________________________________________

Fuentes de consulta: