hero-header

En este informativo conocerás información sobre cómo identificar la violencia sexual hacia niñas niños y adolescentes y algunos efectos que podría tener.

¿Qué es la violencia sexual hacia niñas, niños y adolescentes?

Es la imposición de comportamientos de contenido sexual por parte de una persona hacia una niña, niño y adolescente, es decir alguien menor de 18 años (menor de edad según nuestra ley). Eso, implica la transgresión de los límites íntimos y personales, realizados en un contexto de desigualdad ya que quien es mayor impone su poder ante la o el menor, habitualmente a través de la fuerza, el engaño, la mentira o la manipulación.

A continuación, te mostramos algunas formas en que se manifiesta la violencia sexual:

  1. Violación: contacto físico que incluye la penetración.
  2. Abuso sexual: tocamientos, masturbación, etc.
  3. Acoso cibernético (Grooming): amenazas por medio virtual (sextorsión), etc.
  4. La utilización de pornografía: para la producción de imágenes o videos.
  5. Explotación sexual y trata: venta, prostitución, esclavitud sexual, etc.
  6. Relaciones de parejas forzadas: incluyendo las que se consideran de “noviazgos”.
  7. Mutilación/ablación genital: cualquier tipo de lesión genital.

¿Dónde puede ocurrir?

La violencia hacia niñas, niños y adolescentes puede ocurrir en cualquiera de los ámbitos, como: dentro del hogar o donde un familiar, escuelas o guarderías, parques o espacios públicos, iglesias, dentro de comunidades, por medios electrónicos como redes sociales, dentro de instituciones que brindan atención a niñez y adolescencia o en contextos de desarrollo y de emergencia como alberges temporales, centros de acopio, etc.

¿Cómo identificar violencia sexual?

Las manifestaciones que pueden presentar niñas, niños o adolescentes que está sufriendo violencia sexual son diversas, cada quien puede presentar diferentes manifestaciones, a continuación te mostramos algunas de estas:

Señales físicas:

  • Hematomas: “moretes” como de golpes.
  • Expresiones de sentir dolor en el cuerpo.
  • Dolor, picazón, granos, etc. en su parte genital.
  • Desgarramientos o sangrados vaginales o anales.
  • Dificultad para sentarse o para caminar.
  • Enuresis: cuando no hay control de la orina y se da expulsión repentina, cuando ya tienen más de cuatro años de edad.
  • Encopresis: cuando no hay control de las heces y se da expulsión repentina, cuando ya tienen más de cuatro años de edad.

Señales psicológicas:

  • Miedos, fobias, ansiedad.
  • Demostraciones de ira y rabia.
  • Síntomas depresivos.
  • Sentimientos de baja autoestima.
  • Sentimiento de culpa.
  • Ideación y conducta suicida.
  • Autolesiones.
  • Alteraciones de sueño: pesadillas constantes, dificultar para conciliar sueño, dormir demasiado, etc.
  • Alteraciones alimentarias: vomitar la comida, dejar de comer, comer demasiado etc.

Señales conductuales:

  • Dificultades de atención y concentración: probablemente bajo rendimiento escolar.
  • Conductas sexualizadas no comunes para su edad: masturbación compulsiva, imitación de actos sexuales, uso de vocabulario sexual, conductas exhibicionistas, etc.
  • Aislamiento: dejar de jugar o compartir con otras/os de su misma edad.
  • Conductas desafiantes: hostilidad, agresividad, no seguir acuerdos, etc.
  • Alteraciones del lenguaje y la motricidad.
  • Miedo generalizado o ante la presencia de determinadas personas.
  • Conocimiento y términos sexuales inapropiados para la edad.

Nota: toma en cuenta que la ausencia o la presencia de algunas de estas manifestaciones o síntomas no comprueban por sí mismas la existencia o no de violencia sexual, pero sí dan una alerta de probabilidad que algo podría estar sucediendo.

¿Qué impactos puede tener la violencia sexual en la niña, niño o adolescente?

La violencia sexual puede tener consecuencias físicas, psicológicas y sociales, estas consecuencias también podrían afectar a las familias y comunidades en general. A continuación te mostramos algunas de sus consecuencias:

  • Alteraciones por estrés postraumático: ansiedad, depresión, etc.
  • Causarse daño a sí mismo/a: laceraciones, suicidio, etc.
  • Dificultad para establecer relaciones de confianza con más personas.
  • Riesgos de contraer virus o infecciones de transmisión sexual: ITS, VIH, etc.
  • Embarazos no deseados, con ello maternidades forzadas.
  • Dificultades en la escuela o deserción escolar.
  • Tener lesiones físicas y cicatrices. 
  • Perder la vida: en caso de la persona que violente comete homicidio hacia quien sufre violencia sexual o que el o la sobreviviente cometa suicidio
  • Daños en el sistema nervioso, endocrino, circulatorio, osteomuscular, reproductivo, respiratorio e inmunológico, etc. Por haber estado a exposición de violencia.
  • Generar posteriormente conductas de riesgo para su salud: fumar, consumir drogas, bebidas alcohólicas, actividades sexuales de alto riesgo, auto lesionarse, etc.
  • Aumento de riesgo de ser nuevamente afectado/a por violencia.

¿Cómo prevenir o detener la violencia sexual en niñas, niños y adolescentes?

Con niñas y niños:

  • Infórmate sobre cómo realizar una educación sexual adecuada a su edad.
  • Coméntale cuáles son sus partes genitales y que nadie debe de observarlos o tocarlos.
  • Explícale con palabras acordes a su edad sobre qué es violencia y que eso es un delito para quien lo comete.
  • Habla con claridad a los niños acerca de los riesgos que les rodean.
  • Exprésale que ante cualquier situación tú le creerás.
  • Explícale que no debe de “guardar secretos” con las personas, que cualquier cosa que le ocurra debe de compartirla contigo.
  • Explícale que si recibe amenazas en que le digan que le causaran daño o que le causaran daño a alguien de la familia, debe de decirte.
  • Procura no enviar a niñas y niños a realizar compras o “mandados”.
  • Enséñales a no aceptar “regalos” a cambio de favores.
  • Procura que conozcan los teléfonos de las personas de confianza.
  • Debes de estar pendiente de las salidas al parque o a la casa de amistades o familiares.

Con adolescentes:

  • Coméntales qué es la violencia sexual, orientándoles que es un delito por parte de quien lo comete.
  • Explícales que aunque reciban amenazas o intimidaciones debe de compartirte lo que le está pasando.
  • Exprésale que ante cualquier situación tú le creerás.
  • Procura establecer relación de confianza para que te comparta cualquier situación.
  • Coméntale sobre los riesgos de las redes sociales y sobre cómo se puede experimentar violencia por ese medio.
  • Habla sobre las relaciones de pareja “noviazgos”: en cómo estas deben de ser voluntarias y no forzadas.

Nota: si eres padre, madre o persona cuidadora de niñas, niños o adolescentes, procura mantener una constante atención y comunicación para identificar señales de lo que les esté pasando.


Nota: si quieres más información sobre el tema, para recibir apoyo psicosocial u orientación personalizada de diferentes opciones de servicios en el país, puedes escribirnos por WhatsApp haciendo clic aquí https://wa.me/50377874224. También puedes comunicarte por Facebook Messenger de lunes a domingo de 7:30 a.m. a 11:00 p.m.

____________________________________________________________

Fuentes de consulta: