Educación financiera con énfasis en ingresos para mujeres.png

En este informativo conocerás sobre la importancia de la educación financiera especialmente para mujeres, algunos tips de ahorro y otra forma de cómo generar ingresos a través del emprendedurismo.

En la empleabilidad y la economía se ha visto un desequilibrio en los sueldos entre hombres y mujeres (brecha o desigualdad salarial) y una diferencia marcada en quién posee ingresos económicos o posesión de bienes. Aunque las mujeres contribuyen al sostenimiento de la economía en el país, algunas actividades no son reconocidas o no reciben ingresos económicos por realizarlas.

Economía del cuidado

La economía del cuidado es una teoría que muestra como algunas actividades que realizan las mujeres en sus familias no son reconocidas económicamente, algunas de estas actividades son: cuidar a niñas y niños, a personas adultas mayores, a personas con discapacidad, etc. Otra de las actividades es el trabajo de funciones domésticas desde la casa como hacer limpieza, cocinar, lavar, planchar, etc. Sin embargo, esas funciones de cuidado o domésticas permiten que otras personas, principalmente hombres, puedan estar generando ingresos económicos en el trabajo que realizan fuera de casa. Es ahí en donde se ve la diferencia en que invierten igual de tiempo en funciones pero sin recibir ingresos.

Debid es importante el acceso a servicios financieros basados en necesidades (ahorro, crédito, seguro, pagos) y la educación financiera dirigida a mujeres, para su empoderamiento e independencia económica.

¿Qué es la educación financiera?

Es una formación y orientación que proporciona habilidades básicas relacionadas con los ingresos, gastos, presupuestos, préstamos, ahorros y el uso de otros servicios financieros como seguros y transferencias de dinero.

Algunas actividades para ahorro:

Nota: los salarios o ingresos que se percibe pueden dificultar la posibilidad de ahorrar, sin embargo, queremos compartirte unas opciones por si en algún momento se brinda la posibilidad.

  1. Elabora un presupuesto mensual: elabora una planificación de tus gastos para un periodo determinado y evalúa si has gastado lo que te habías propuesto.
  2. Utiliza cuentas para distintos fines: dividir los ingresos en cuentas específicas para propósitos específicos, permitirá que no gastes en demasiadas cosas. Si no utilizas cuentas de banco, puedes llevar un registro y orden tu misma desde tu casa.
  3. Prepárate para imprevistos: si tienes la posibilidad, es recomendable crear un fondo de emergencia para enfrentar algún potencial problema de empleo, producción o situaciones personales que así lo demanden.
  4. Piensa en el día de mañana: diseña un plan de retiro y ahorro. Las mujeres son las que tienen en promedio más alto de esperanza de vida que los hombres y debes considerar tu futuro.

Actividades que pueden ayudar a aumentar tus ingresos

  1. Suma valor agregado: si tienes un negocio de emprendimiento, entre más valor generes en el producto, podría ser mayor el precio que tu cliente/a estará dispuesto a pagar por el producto o servicio que ofreces.
  2. Recibe formaciones: invertir en ti misma para crecer y crear más habilidades te permitirá experiencia, capacitación y actualización continua.
  3. Invierte en inmuebles o bienes: infórmate de opciones que te permitan invertir a mediano o largo plazo en negocios, comprar una casa, un auto o en algo en lo que consideres una inversión importante y necesaria.
  4. Préstamos o créditos con entidades financieras: al momento de adquirir un préstamo, infórmate de todo lo que implica ese préstamo, incluyendo su tasa de interés. Recuerda que para hacer un crédito puedes cotizar en diferentes entidades (bancos y cooperativas) para que selecciones la mejor opción para ti, y asegúrate que sea bajo términos legales. Si haces un buen uso del crédito, esto contribuirá a que tengas un record crediticio y que se te facilite futuros préstamos.

Emprendimiento

Es el comienzo de una acción que demanda trabajo y pone en ejecución ideas innovadoras para obtener un ingreso propio. Recuerda que con el emprendimiento puedes escoger hacia qué áreas o productos va dirigido.

Algunos tipos de emprendimiento:

  1. Pequeñas empresas: el o la propietaria es quien lidera. Son los negocios pequeños que se aprecian en las calles o avenidas de nuestras colonias. Son considerados exitosos si logran mantener las necesidades básicas de la familia.
  2. Empresas escalables: se conciben con la idea de generar grandes niveles de crecimiento gracias a la innovación y estrategias. Los negocios tecnológicos, relacionados con el desarrollo de softwares y dispositivos electrónicos, son ejemplos de empresas enfocadas en el concepto de escalabilidad.
  3. Organizaciones sociales: en estos, la intención principal no es generar dinero o tomar una cuota del mercado. Se trata de generar un impacto en el mundo. Normalmente son empresas sin fines de lucro y se centran en sectores como la educación, derechos humanos, desarrollo humano, salud o medio ambiente.

Nota: si quieres más información sobre el tema, para recibir apoyo psicosocial u orientación personalizada de diferentes opciones de servicios en el país, puedes escribirnos por WhatsApp haciendo clic aquí https://wa.me/50377874224. También puedes comunicarte por Facebook Messenger de lunes a domingo de 7:30 a.m. a 11:00 p.m.

Fuentes de consulta: