hero-header

En este informativo conocerás cómo se desarrolla el ciclo de la violencia dirigida a mujeres.

Debido a la construcción social, creencias o formas de pensar, hay muchas expresiones y manifestaciones de violencia que se normalizan. La antropóloga Leonor Walker formuló una teoría sobre el ciclo de la violencia, para entender por qué muchas de las mujeres que están siendo afectadas por la violencia entran a un comportamiento repetitivo que les dificulta crear alternativas o tomar decisiones para salir de la situación.

Este ciclo de la violencia está compuesto de tres fases, que varían en tiempo e intensidad, dependiendo de cada caso. Estas son:

Fase 1: Acumulación de tensión

La primera fase puede tener una duración de días, semanas, meses o hasta años. La persona agresora muestra signos de estrés poco a poco. Quien agrede, ejecuta una serie de tácticas para aislar a la mujer de sus redes de apoyo y se vuelva totalmente dependiente de él, tanto en lo económico, social y afectivo.

Una de las características de esta fase es culparse a ella misma y creer que es su responsabilidad que no se repitan los incidentes.

Fase 2: Explosión violenta

En la segunda fase se da la descarga incontrolable de las tensiones que se han acumulado en la fase anterior. Esta vez la falta de control y la destructividad dominan la situación, se dan las agresiones físicas, psicológicas y/o sexuales. La mujer podría experimentar una sensación de imposibilidad que le lleva a paralizarse y a no actuar hasta pasadas unas 24 o 48 horas para denunciar o pedir apoyo (si es que lo hace). También, puede llevarle a experimentar algunos efectos como la tensión psicológica, insomnio, ansiedad, aislamiento, impotencia, cualquier otro signo físico o que evite contar lo que ha ocurrido.

Fase 3: Arrepentimiento o “luna de miel”

La tercera fase es un período que se caracteriza por una relativa calma, puesto que la persona agresora se muestra con cariño, amable, hasta con arrepentimiento. Puede pedir perdón y prometer que no volverá a suceder.

Esto podría dificultar que la persona sobreviviente solicite apoyo, debido a que el comportamiento amable de su pareja le hace pensar que quizá haya sido solo un suceso aislado y que nunca más se va a volver a repetir la agresión. También, en algunas ocasiones, ella puede retirar la denuncia que había interpuesto en la etapa anterior. Y de esta forma el ciclo podría volver a repetirse.

Toma en cuenta algunas consideraciones si el ciclo se repite en varias ocasiones:

  • La fase de inicio se hace más corta y se intensifican las estrategias por parte de la persona agresora.
  • En la fase de explosión las agresiones son más severas y desmedidas.
  • La fase de arrepentimiento se va volviendo corta y llega en muchas ocasiones a desaparecer.

Información de utilidad para romper con el ciclo de la violencia:

  • Para conocer qué puedes hacer en caso de estar experimentando violencia, puedes ingresar a: https://bit.ly/3VR0pF1 
  • En el siguiente informativo podrás encontrar lugares que brindan apoyo psicosocial: https://bit.ly/3FUeZW5 
  • En el siguiente informativo podrás identificar los tipos de violencia contra las mujeres: https://bit.ly/3jLzPjb 

Nota: si quieres más información sobre el tema, para recibir apoyo psicosocial u orientación personalizada de diferentes opciones de servicios en el país, puedes escribirnos por WhatsApp haciendo clic aquí https://wa.me/50377874224. También puedes comunicarte por Facebook Messenger de lunes a domingo de 7:30 a.m. a 11:00 p.m.

Fuentes de consulta: