Importancia del juego en la infancia.png

En este artículo te compartimos información sobre cómo favorece el juego en el desarrollo físico de niños y niñas.

Se cree que el juego tiene como único objetivo la diversión. Lo cierto es, que es una herramienta indispensable para el crecimiento de todo niño o niña. Potencia la creatividad, imaginación y exploración de su entorno. Es un comportamiento característico de la niñez que ayuda a adquirir conocimientos y habilidades. Entre estas la coordinación del cuerpo.

Existe una diversidad de juegos, entre los más conocidos están:

  • Juego desestructurado o abierto.

No tiene organización, los niños y las niñas tienen la libertad y creatividad de imaginar de qué tratará y cómo lo desarrollarán. No cuentan con reglas, ya que pueden ser más espontáneos. Pueden utilizar juguetes u objetos comunes para darle sentido a lo que está jugando. Está acompañado de movimientos más activos como correr, saltar o estar en la naturaleza. Promueve el movimiento para explorar y conocer el espacio. Una habilidad que es útil para desenvolverse en nuevos lugares.

Por ejemplo: jugar a que encontrará tesoros perdidos en su patio, inventar historias con sus juguetes o cosas, construir una casa de cartón, etc.

  • Juego físico.

Involucra correr, saltar, escalar, entre otros ejercicios. Por ejemplo: saltar cuerda, andar en bicicleta, patineta, jugar la peregrina, ir a un parque y tirarse de un tobogán, columpiarse, etc. Ayuda en la calidad del sueño y en la prevención de algunas enfermedades, como la obesidad y la diabetes. También fomenta la confianza en el cuerpo mismo para tomar riesgos.

  • Juegos interactivos

Este tipo de juego está bastante presente en escuelas, durante el recreo o en entornos al aire libre. De igual forma, incluye correr y saltar, pero en compañía de otros niños. No solo estimula la coordinación individual, sino también en qué momento y cómo hacerlo en conjunto con otros. Algunos ejemplos de este tipo de juego pueden ser: las escondidas, ladrones y policías, salta cuerdas, etc.

  • Juego de simulación.

Usualmente este tipo de juego imita acciones de adultos. Van desde simular la dinámica de la familia hasta diferentes tipos de trabajo. Es natural que esté presente en diferentes fases de la niñez, ya que en esta etapa se aprende bastante a través de la observación. Ayuda en la adquisición de conductas que pueden ser funcionales en un futuro. Algunos ejemplos son: jugar a cocinar, hornear, a atender una llamada, reparar un aparato, cuidar de una mascota, etc.

  • Uso de juguetes.

Tiene como característica principal la manipulación de juguetes o cosas para jugar. Pueden ser bloques, legos, plastilina, rompecabezas, etc. Este tipo de actividades, a diferencia de las anteriores, contribuye en el desarrollo de movimientos más finos con las manos. Enseña a tener autocontrol y estrategias para resolver problemas.

Si notas que el niño o la niña prefiere usar cosas propias de la casa, evita regañarlo. Es una forma de familiarizarse con las cosas que están a su alrededor.

A tomar en cuenta:

Evita en la medida de lo posible los juegos que necesiten de un dispositivo electrónico. Pueden volverse adictivos y también pueden hacer que los niños y las niñas pierdan la motivación de descubrir el mundo. Además, fomenta una vida sedentaria o poca activa.

Información adicional:

  • Si quieres informarte sobre cuáles son las consecuencias de la exposición constante a la tecnología en la niñez, puedes ingresar al siguiente enlace: https://bit.ly/3GnLdtf 
  • También puedes leer en la siguiente nota, cuál es la importancia de contar cuentos: https://bit.ly/3OUaeCi 

Nota: si deseas recibir apoyo psicosocial u orientación sobre diferentes opciones de servicios en el país identificados en Cuéntanos, puedes escribirnos por WhatsApp https://wa.me/50377874224, Facebook Messenger o Instagram, todos los días de 7:30 a.m. a 11:00 p.m.

Fuentes de consulta: