En este informativo encontrarás información importante sobre el adultocentrismo y la forma de contrarrestarlo.

¿Qué es el adultocentrismo?

El adultocentrismo destaca la superioridad de las personas adultas sobre las generaciones jóvenes y señala el acceso a ciertos privilegios por el solo hecho de ser adultos/as.

En esta visión del mundo, los/as adultos/as son el modelo ideal de persona. Los adolescentes y jóvenes todavía no están preparados, por lo que aún no tienen valor.

Dicho concepto se ve afianzado en la práctica con frases como “aquí mando yo”, “cuando ganes tu dinero, podrás opinar” o “¿tú qué vas a saber si no tienes edad?”.

Formas de comportamiento propias del adultocentrismo

La UNICEF, en su manual ¿Qué decimos cuando hablamos de violencia contra las niñas, niños y adolescentes?, asegura que “el adultocentrismo se aprende. No es una manifestación exclusiva de personas adultas hacia las infancias y adolescencias, sino que sus mecanismos operan también entre niñas, niños y adolescentes. El hecho de tener unos meses más de edad que otros, pero sobre todo crecer en un contexto donde lo más reconocido y admirado es el mundo adulto, basta para que el adultocentrismo se manifieste entre pares”.

A continuación, se mencionan algunas formas de actuar desde el adultocentrismo:

  • Minimizar, obviar u olvidar que niñas, niños y adolescentes tienen los mismos derechos.
  • Dar poca importancia a sus ideas e iniciativas.
  • Desvalorizar sus necesidades, emociones y sentimientos.
  • Adoptar la violencia como una forma de crianza y normalizarla.
  • Condicionar el cumplimiento de sus derechos a si cumplen o no una obligación.

Estrategias para cambiar estas actitudes y prácticas

Desde el pensamiento hasta el comportamiento se pueden hacer pequeños esfuerzos para poder lograrlo. Estas son algunas estrategias:

  • Apreciar a las personas y darles el valor que se merecen.
  • Ayudar a usar métodos de crianza y corrección correctos.
  • Prestar atención al lenguaje que se utiliza.
  • Involucrar a niños, niñas y adolescentes en diversas temáticas, no solo las que les afectan directamente.
  • Evitar generalizar cuando habla de niños, niñas, adultos y adolescentes.
  • Comprender que la opinión de la niñez y adolescencia es una oportunidad, no un desafío, amenaza a la autoridad o falta de respeto.
  • Las personas adultas deben reconocer sus límites y aceptar que no tienen todas las verdades ni todo el poder.
  • Poder acompañar, guiar, aprender a escuchar, co-construir limites, negociar, conversar, educar y aprender nuevas formas de relación con niñez y adolescencia.
  • Entender que los derechos de la niñez y adolescencia no se ejercen contra los adultos:

Nota: si deseas recibir apoyo psicosocial u orientación sobre diferentes opciones de servicios en el país identificados en Cuéntanos, puedes escribirnos por WhatsApp https://wa.me/50377874224, Facebook Messenger o Instagram, todos los días de 7:30 a.m. a 11:00 p.m.

 Fuentes de consulta: